¿Quienes son los 54 músicos mas importantes de la historia del jazz?... ¿Es posible hacer una elección incuestionable de ellos ?... La Baraja de naipes Grandes del jazz se mojó y los eligió ... Pero ¿Quien sobra? ¿Quien falta?. Hagamos un repaso de esos elegidos:

Louis Armstrong - Duke Ellington - Charlie Parker - Miles Davis - Billie Holiday - Ella Fitzgerald - John Coltrane - Lennie Tristano - Thelonious Monk - Sara Vaughan - Chet Baker - Lester Young - Count Basie - Coleman Hawkins - Bill Evans - Ornette Coleman - Dizzy Gillespie - Benny Goodman - Art Tatum - Sonny Rollins - Roy Eldridge - Nat King Cole - Ben Webster - Jack Teagarden - Stan Getz ....


miércoles, 16 de enero de 2008

JAZZ PLAYING CARDS. Mi baraja de naipes



Un regalo hecho para mí. Una historia ilustrada del Jazz.
Todos los que han deseado complacer a un fanático del jazz (con un presente que tenga que ver con su afición) saben que es un asunto difícil. En teoría podría parecer
algo muy sencillo, ya que solo se trataría de buscar un disco, un libro o un producto relacionado con el jazz para solucionar la papeleta. Pero no es así.

Un día, Kay me regaló un pequeño, pero hermoso calendario de sobremesa con fotografías en blanco y negro sobre los grandes del jazz. Ese calendario estuvo embelleciendo durante todo un año mi espacio de trabajo (para mi, un buen regalo). Después me comentó sobre lo difícil que era encontrar un regalo idóneo para la gente jazzera. En principio, me dijo, no se pueden regalar discos, porque los coleccionáis y lo más probable es que el regalo os llegue “repe” (es tan verdad, que hasta uno mismo se equivoca y en mas de una ocasión compramos 2 veces el mismo disco). Luego, los libros de jazz son escasos  y difíciles de encontrar (esto
 aumenta las probabilidades de que el regalo ya lo tengamos o lo hayamos leído).


Con esas premisas, las preguntas que me formulé para crear algo nuevo fueron estas:
¿Qué cosa, que tenga que ver con el jazz, me gustaría tener?
¿Qué cosa que sea fina, económica y original me gustaría regalar a un(a) amigo(a) jazzero(a)... y quedar bien?... Rápidamente llegué a la conclusión de la baraja, porque es un objeto-símbolo de los garitos donde comenzó el jazz... y además, un mazo de 54 cartas me permitiría hacer una especie de historia ilustrada sobre el tema.
Decidí regalármela y me puse manos a la obra.

Pensé que mi baraja debería ser sofisticada (elegante de vestimenta y distinta de las demás); pero al mismo tiempo, cercana y sencilla. Ese pensamiento determinó que mi instrumento para dibujar fuera un simple lápiz de grafito; De esos que usan los chiquillos en el colegio y que fue con lo que yo aprendí a dibujar. Por esa misma razón los dibujos serian en el color del jazz , es decir, en blanco y negro.

El proceso de hacerla fue lo mejor de este regalito que me hice. Hube de investigar y seleccionar a los 54 músicos con un criterio abierto y objetivo, que es del todo imposible cuando entra a participar la subjetividad (la propia y la de los comentarios ajenos). Luego comencé a dibujar atendiendo a las personalidades de los músicos; después diseñé los naipes; las cajas; los troqueles y por ultimo hicimos los preparativos para la imprenta (componer, maquetar, crear los fotolitos...) y por fin editamos. Después de imprimir tuvimos que troquelar los pliegos impresos con cuchillos especialmente diseñados para cortar y obtener la baraja. Una vez troquelado todo -los 2 envases y los naipes- hay que  desprender las cartas de las hojas. Eso hay que hacerlo con los 54 naipes que se sujetan individualmente en 4 pequeños puntos al pliego de cartulina. Se hace naipe  a naipe y con mucho cuidado, ya que perdiendo una carta se pierde la baraja entera. Es un trabajo de chinos que parece no terminar nunca. Luego hay que darle forma a las cajas que servirán de envase para esos naipes. Las futuras cajitas  vienen impresas en un cartón
 plano... Las desprenderemos también individualmente, de la misma forma artesanal que hicimos con las cartas. Luego hay que doblarlas por sus aristas  y  pegarlas  por sus lengüetas para  fijarlas y  darles la forma tridimensional definitiva. Ya tenemos una caja  terminada... Este trabajo tambien hay que hacerlo con el envase interior que se encarga de amarrar a los naipes. El doble envase es una complicación para quien la fabrica; pero  es muy interesante para darle identidad y una buena imagen final al producto. Finalmente tendremos  que introducir el mazo de naipes dentro del contenedor interior y luego este en el envase exterior. De esta manera este producto friky ya esta terminado.
Este homenaje  a la música que tanto amo no ha sido un asunto fácil... pero cuando tengo la baraja terminada  en mis manos, siento que el esfuerzo ha valido la pena...

Feliz Jazz y hasta la próxima.
By ©Kuto.

martes, 8 de enero de 2008

Kay, Satchmo y Prez



Inauguración de Jazz54
oooooooooooooooooooMi primera casa en Brunete era muy pequeña; Para agrandarla, a Kay y a mi se nos ocurrió llenarla de música. De esta manera, cada vez que poníamos un disco, por arte de magia, la casita se transformaba en un confortable y alegre palacio.
Un día invitamos a Prez que llego con su sombrero, su saxofón y su cara amable en el autobús de línea que venia directamente del "Paraíso Celestial". Nada más llegar, y para que entrara en confianza, le pusimos un rebosante vaso del mejor coñac que teníamos en su mano (sabíamos que era su trago favorito) ... Y  cuando 
Lester aplacó su sed y se sintió flotar, adivinó que allí faltaba su música y se puso a tocar. De su saxo salieron melodías maravillosas que resonaron en todo el pueblo. Al rato, sonó el timbre de casa. Pensé que seria la policía (siempre he creído que a los policías no les gusta el jazz); Pero el que estaba ahí era el mismisimo Señor Jazz. Había acudido a nuestro cuadro con su trompeta y su contagiosa sonrisa. Kay, al verlo, se sentó en una esquina, desenfundo su Chelo y apuntó unas notas casi tan dulces y bellas como ella misma... Satchmo aplaudió desde el sofá, y con su voz carrasposa y llena de jazz, dijo: ¡Queda inaugurada la casa de Jazz54... dabadabadú!...

Sobre la imagen: 
"Con Satchmo, Lester Young y Kay en casa"
Pintura de Alejo Lopomo.
Óleo sobre tabla/  1991/ 
65x152 cm.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...